Caja registradora con terminal

Cometer errores es una cosa humana. Lo piensan y los legisladores que dieron a los contribuyentes la corrección de documentos de ventas emitidos erróneamente, así como declaraciones, sin la necesidad de soportar grandes consecuencias. Esta posibilidad existe y en el caso de registrar ventas en la caja registradora. ¿Cómo se ve como una corrección en el monto fiscal?

Al vender en beneficio de personas físicas que no realizan actividades comerciales y agricultores de suma global, es necesario registrar cada consentimiento sobre el monto financiero y recomendarle un recibo. Los ingresos se incluyen en KPiR en la plataforma de informes periódicos. Los errores que surgen al emitir recibos fiscales generalmente se refieren a: el monto del impuesto sobre los artículos y la asistencia, la fecha o el monto de las ventas, el número de productos o servicios. También sucede que los rollos a la caja en la que se colocan los recibos se recortarán en la moneda básica e imprimirán el comprobante de las compras mal realizadas. En el caso de registrar ventas en la caja registradora, muy delicado y frío es el último, que la transacción escrita en la caja registradora no se puede retirar ni mejorar mediante el uso de las funciones simples en el dispositivo actual. A los fines de marzo de 2013, no estaba claro qué se debería hacer en caso de que se produjera un error en un recibo fiscal. Se desarrollaron algunos mecanismos en la implementación, cuyo uso fue apoyado por las oficinas, pero los ejercicios tampoco fueron oficiales. Desde el 1 de abril de 2013, las decisiones sobre el papel de las cajas registradoras se decidieron en la decisión sobre las cajas registradoras fiscales. Desde abril de 2013, los contribuyentes que registran ventas con cajas registradoras deben hacer dos registros: registros de declaraciones y quejas y registros de errores evidentes. Las regulaciones no especifican cómo deben recordarse, pero describen los datos que deben descubrirse en ellas. Ambos están adaptados para corregir las ventas compradas en la mente de la caja registradora, sin embargo, otra de ellas se consumirá en el éxito de lo anterior. errores. En el plan de cancelación, es recomendable cumplir con el texto relevante en el registro de errores, que incluye: el valor bruto y el impuesto a las ventas mal registrado, una breve descripción de la motivación y posibles errores junto con el recibo original.